La Terapia transpersonal

Lo que define a la Terapia Transpersonal es que reconoce la importancia de las dimensiones espirituales y el potencial evolutivo de la consciencia. Su metodología aproxima el dialogo entre la practica psicológica occidental y ciertos principios de las tradiciones espirituales orientales.

“Transpersonal”signifca:

  • Más allá de la personalidad: lo que somos no se limita a nuestra personalidad, por lo que es limitante identificarnos exclusivamente con el cuerpo, el ego o la personalidad.
  • Atravesar lo personal, la máscara, trascender los limites de la persona, del ego, recuperar el aspecto espiritual del ser humano. Para ello hay que empezar precisamente por lo personal, que es la programación biográfica, la neurosis, algo que sí se puede trascender, sin que esto significa que “saltárselo”.
  • De hecho, es un error “saltárselo”: algunos piensan que las experiencias transpersonales se logran apuntándose al pensamiento positivo, a la espiritualidad facilona o a los valores de la libertad y de la armonía. Pero esta visión reducida puede en realidad ser una fuga: No podemos ignorar los aspectos dolorosos, crisis y sombras, que se trabajan en la psicoterapia tradicional. Se trata de atravesarlos para llegar a una nueva comprensión, no de dar un rodeo evitativo y espiritualoide.

El propósito de la Psicología Transpersonal es desarrollar el potencial de los seres humanos. Estudia e investiga las interacciones de la psique con nuestro sentido de la identidad, y establece métodos y aplicaciones terapéuticas para transcenderel ego y sanar posibles problemas psicológicos que nos limitan de forma consciente o inconsciente.

 Lo “transpersonal” opera a través de lo personal. Lo transpersonal va más allá de la persona, algo que no quiere precisamente decir que suceda “en vez de la persona”. En este estadio evolutivo en el que nos encontramos, lo sano es caminar a través del ego hacia otros territorios de conciencia y eludir la negación del ego como requisito de ascenso.

Evolucionamos y maduramos a través de nuestros miedos, a través de nuestros deseos, de nuestras contradicciones, de nuestros conflictos y mediante una sostenida observación del proceso y del problema que sucede entre las partes internas de nuestra propia persona. En realidad, luchar contra nuestro ego dual es una batalla perdida, uno puede pulir a su personaje como el que saca brillo a sus zapatos, pero el zapato sigue siendo zapato. Es decir, el ego sigue siendo el ego, y eso significa dualidad y tiempo, con su noche y su día, con su blanco y su negro, con su luz y con su sombra.

En vez de vivirnos en conflicto. Nuestro aprendizaje en el campo del ego estriba en ensanchar lo suficiente nuestra mente para hacer espacio al desacuerdo y a la oposición entre las partes internas. Recordemos que la mejor victoria es aquella en la que ganan todos. Se trata de abrir suficiente espacio interno a la contradicción y de atestiguarla con el mayor desapego posible. JM Doria

 La terapia transpersonal orienta al paciente a una sostenida observación.Una atestiguación que en sí misma es curativa, ya que el sujeto además de observar el contenido mental, como consecuencia de esta observación, procede a desidentificarse progresivamente de él, (“son solo pensamientos de mi mente”).

En realidad el papel de la conciencia en este proceso es determinante, ya que es a la vez objeto e instrumento del cambio. Pero no desatiende la necesidad fundamental de asumir la responsabilidad de sí mismo en el mundo y en las propias relaciones, anima a gestionar de manera adecuada las necesidades físicas, mentales, emocionales y espiritualesdel paciente.

Precio por sesión:

Primera sesión 1h 30 min: 70 euros

Segunda sesión: 1h 50 euros

Paquete de 6 sesiones 240 euros (10 euros de descuento por sesión)